Nuestro Blog


Este blog es una plataforma de comunicación que nace del Projecte Trèvol, cuyo objetivo es crear un foro de opinión sobre la integración real de las personas con discapacidad en el empleo.

martes, 20 de mayo de 2014

Integración real de las personas con discapacidad

Cuando las personas con discapacidad pueden trabajar como uno más


Autor: Javier Abad Chismol

Borja - Cereste
Hace unos días nuestra directora Amelia Martínez escribía un artículo (publicado en LOCLAR, Semanario independiente de Ontinyent y la Vall d'Albaida, el 11 de abril de 2014) en el que hacía referencia a la utilización de las personas con discapacidad para fines lucrativos.
Eso me hizo pensar como nuestra sociedad en muchas ocasiones disfraza la generosidad, o pervierte la ayuda, o lo que me parece mucho más grave, que nos encontremos con empresas tanto públicas como privadas que quieran enriquecerse a costa de la ayuda y subvenciones para personas con dificultades laborales de inserción, gente que está en el paro, que necesita formación o con personas con discapacidad.
Cuando las personas no tienen escrúpulos para pensar en lucrarse económicamente sin importarles cómo, sin tener en cuenta que el dinero de los impuestos son para ayudar a las personas que más lo necesitan, y que tiene que haber los mecanismos y leyes necesarios para que la picaresca y el negocio no se adueñe de las clases más desfavorecidas.
Desde luego hay muchas formas de ganar dinero, estoy convencido que los empresarios montan empresas para ello, y creo que eso es correcto, pero la perversión viene cuando se pretende hacerlo con los sectores más desfavorecidos de la sociedad cuando son los parados o a las personas con discapacidad.
Recuerdo una frase de una política, cuyo partido político me da igual, que afirmaba que el dinero público no era de nadie, y que por lo tanto con ese planteamiento se puede afirmar y decir que no pasa nada por el uso abusivo del dinero de todos los contribuyentes, y tampoco importa desviar esos fondos para causas lucrativas, porque todos ganan, bueno todos menos los más necesitados y a los que eran beneficiarios reales de esas ayudas y apoyos.
Es lo que ocurre cuando se crean Centros Especiales de Empleo con el único objetivo ahorrar dinero, es decir para ganar más, utilizando a las personas con discapacidad como mano de obra barata conformista, y además aprovechando las ayudas públicas que hacen que sea muy económica su contratación.
El objetivo de los Centros Especiales de Empleo sería la inserción laboral de las personas con discapacidad, pero la realidad nos dice que eso no ocurre, que las personas no salen de esos centros. Por lo tanto no cumple el cometido de crear una plataforma de salida para el mercado ordinario, sino que sirve para crear empresas con empleados de sueldos básicos, con grandes beneficios y ventajas para los empresarios o entidades y se convierten además en competencia desleal para las empresas convencionales del sector. Es decir, que las empresas de los ramos de esos centros no pueden competir por las ventajas de esos centros.
Como positivo diremos que da trabajo a personas con discapacidad, aunque no sea siempre los que más lo necesitan, que es una forma de subsistencia subvencionada de ciertas entidades. Como lo más negativo que no favorece la inclusión laboral, son centros solo de discapacitados creados para ellos, pero no una empresa al uso. La picaresca de empresarios que ven un negocio y por lo tanto un lucro sobre las personas con discapacidad y además la competencia desleal con las empresas convencionales.
Por lo tanto, y como conclusión, nos hace falta ser más solidarios de verdad y de corazón, y creer en la inserción de la personas con discapacidad, y nunca utilizar la propaganda de la solidaridad cuando realmente lo que estamos haciendo es un negocio.
Javier Abad Chismol

No hay comentarios:

Publicar un comentario